/Noticias
Noticias
 
11/02/2013 Tamizaje y educación, claves para detectar cáncer

La detección del cáncer en fase preclínica —antes de ser diagnosticada por síntomas o por presencia de tumor—, permite dar un tratamiento oportuno y menos radical, lo que se refleja en mayor calidad y mayor expectativa de vida en los pacientes; sin embargo, en México 70 por ciento de los pacientes es diagnosticado cuando el padecimiento está en etapas avanzadas, explicó Abelardo Meneses García, director general adjunto médico del Instituto Nacional de Cancerología (Incan). 

 

Por ello, abundó el especialista, es clave fortalecer la detección temprana en sus dos componentes principales. Uno es el tamizaje, la utilización de pruebas sencillas en una población sana con el fin de detectar sistemáticamente a las personas que aún no presentan síntomas pese a sufrir una enfermedad. El otro es la educación, para promover el diagnóstico temprano a través del reconocimiento de signos y síntomas iniciales, como en el caso de la autoexploración para hallar el cáncer de mama, informa Milenio.
 
Desde hace dos décadas, comentó Meneses García, México atraviesa una transición epidemiológica relacionada con la disminución de las enfermedades infecciosas y el aumento de enfermedades crónicas, como las cardiovasculares, la diabetes mellitus y el cáncer, que actualmente es la tercera causa de muerte en el país. 
 
En esta transición, abundó el experto, “se incluye la mayor industrialización, cambios en los estilos de vida, hábitos de la dieta, sedentarismo y la exposición a determinados agentes virales o la exposición ambiental”.
 
Avances
Meneses García destacó que “México ha logrado avances importantes en la detección temprana en cáncer de mama y cáncer cervicouterino, para la que existen estrategias eficientes en instituciones como el IMSS, el ISSSTE y la Secretaría de Salud”.
 
La estrategia de detección temprana de cáncer de mama de Prevenimss, por ejemplo,  incluye la autoexploración, la exploración clínica y las mastografías como acciones sistemáticas de tamizaje. El objetivo de estas intervenciones es detectar el padecimiento en fase preclínica o identificar de manera precoz sus signos y síntomas.
 
En el caso del cáncer cervicouterino, señaló el experto, “el IMSS realiza pruebas de Papanicolaou para la identificación de lesiones precancerosas en mujeres de 25 a 64 años de edad. Cuando los resultados son anormales, la derechohabiente es referida a una clínica de colposcopia para corroborar el diagnóstico y en caso necesario ofrecer un tratamiento oportuno”.
 
El ISSSTE tiene respectivos programas de detección de estos tipos de cáncer, pues “para la detección del de mama se promueve la autoexploración, la exploración clínica por personal capacitado y las mastografías, dependiendo del grupo de edad y los factores de riesgo”.
 
En el programa de detección de cáncer cervicouterino, detalló el especialista del Incan, se realizan pruebas cervicales en mujeres de 25 a 64 años de edad y la prueba del virus del papiloma humano (VPH) en población derechohabiente de 35 a 64 años de edad (estudio molecular de captura híbrida).
 
Por su parte, abundó,  “la Ssa también tiene programas específicos que incluyen mastografías para el caso del cáncer de mama y detección (a través de diferentes pruebas clínicas) para cáncer cervicouterino, dependiendo del grupo de edad”.
 
Otras instituciones como IMSS-Oportunidades, Pemex, Semar y Sedena cuentan con mastógrafos para la detección y diagnóstico de cáncer de mama. Sin embargo el número total de mastógrafos disponibles en el país, cerca de 570, son insuficientes para cubrir  estudios anuales que requiere la población femenina mayor de 40 años.
Comentarios(0)

11/02/2013 Silenciar genes para tratar el cáncer

Silenciar genes para tratar el cáncer

Un estudio, publicado en la revista Cancer Discovery, demuestra que es posible frenar el desarrollo de algunos tumores en enfermos de cáncer a los que se les había administrado un fármaco formado por nanopartículas que contenían moléculas de ácido ribonucleico de interferencia (ARNi). Otra de las novedades que aporta este estudio, es un sistema efectivo para que estas moléculas lleguen al interior de las células tumorales y puedan actuar inhibiendo la síntesis proteica. Hasta ahora, estas moléculas no podían penetrar en una concentración óptima en las células, pero con este sistema, un envoltorio de nanopartículas, se ha conseguido hacerlas más resistentes.

El estudio coordinado por Josep Tabernero, del Vall d'Hebron Instituto de Oncología (VHIO), demuestra, por primera vez, que el ácido ribonucleico de interferencia (ARNi) es efectivo en el tratamiento de pacientes con cáncer. Utilizar estas moléculas desde el punto de vista terapéutico para silenciar genes que codifican proteínas implicadas en el desarrollo y el crecimiento de células tumorales, representa un gran paso para desarrollar un nuevo tipo de terapia más dirigida. «Es la primera demostración que un ARN de interferencia se puede administrar en enfermos con cáncer y que tiene efectos sobre los tumores, produciendo respuestas tumorales importantes», señala Tabernero.

El ARN de interferencia (ARNi) es un proceso de silenciamiento génico mediante un subtipo de moléculas de ARN, que precisamente pueden interferir y silenciar genes; un proceso que se realiza de forma normal en la naturaleza, pero que también puede ser de utilidad en genes que están hiperactivados en el proceso del cáncer. Los ARNi tienen una importancia vital en procesos de desarrollo y diferenciación celular, en el cáncer y en la defensa ante virus, ya que actúan como un mecanismo muy potente para regular la expresión génica (la identidad de cada gen). Se trata de un proceso muy complejo en el que participan numerosas proteínas de diferentes familias.

Administración
El principal problema que presenta el ARNi es la vía de administración, dado que se necesita que penetre en tejidos y células en una concentración terapéuticamente efectiva y para conseguirlo, hay que hacer algunas modificaciones que le proporcionen una mayor resistencia.

En este estudio se ha conseguido desarrollar un sistema de nanotecnología capaz de hacer llegar dos de estas moléculas dirigidas a dos proteínas implicadas en el desarrollo de células tumorales (VEGF y KSP), con el objetivo de inhibir su actividad. Este sistema se traduce en un fármaco (ALN-VSP), formado por moléculas de ácido ribonucleico de interferencia (ARNi) dentro de un envoltorio de nanopartículas lipídicas (LNPs). Este envoltorio protege las moléculas y permite que penetren en las proteínas en una concentración adecuada, para liberarlas posteriormente.

El estudio presenta los resultados de un ensayo clínico de fase I que se realizó con 41 pacientes con cáncer avanzado con metástasis en el hígado, a los que se les administró el fármaco dos veces por semana con dosis de entre 0,01-1,5 mg/kg por vía intravenosa. En 11 de 37 pacientes que participaron en el estudio, y en los que se midió la respuesta al fármaco, la enfermedad no había progresado o se había estabilizado después de 6 meses de tratamiento e, incluso, en algunos casos de pacientes con metástasis en el hígado o en los ganglios linfáticos abdominales, se consiguió una regresión completa de la metástasis. En el caso de tumores con metástasis en el hígado, hay que especificar que se trata de un órgano que responde mejor a los tratamientos por su gran capacidad de absorción de estas moléculas.

El estudio farmacodinámico, que determina el impacto del fármaco sobre los tumores, que se realizó cogiendo muestras de biopsias a los pacientes antes y después de la administración del fármaco, detectó la presencia de ARNi en las muestras y, por tanto, que la molécula llegó al tumor y que es efectiva, gracias a las modificaciones estructurales que se le realizaron.

Investigación clínica
Este trabajo, en el que también han participado otros centros como el Dana-Farber Cancer Institute o el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, así como dos centros españoles, el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla y el Instituto de Investigación Sanitaria INCLIVA de Valencia, abre la puerta a nuevas soluciones terapéuticas que permitirán diseñar estudios dirigidos a poblaciones concretas.?

El conocimiento de la biología molecular del cáncer ha crecido exponencialmente en la última década, lo que ha implicado, a su vez, la identificación de una serie de agentes terapéuticos potenciales para el desarrollo de fármacos selectivos.

Este enfoque implica un cambio de paradigma respecto a la manera clásica de tratar a los pacientes.? Los ensayos clínicos ejercen una función vital en el desarrollo de nuevas terapias para el cáncer, ya que constituyen la base de una investigación clínica científicamente reconocida.
Comentarios(0)

11/02/2013 La braquiterapia consigue ´curar´ el cáncer de próstata

El Instituto Médico Imor de Onco Radioterapia de Barcelona es un centro de referencia en los tratamientos realizados mediante radioterapia y, por ende, en el tratamiento del cáncer. Es pionero en España, y uno de los primeros a nivel internacional, que cuenta con mayor experiencia en la práctica de la braquiterapia aplicada al cáncer de próstata.

Un gran experto en el país, el doctor Benjamí Guix, onco radioterapeuta y director médico del Instituto Imor de Barcelona, revela los logros que se han obtenido con este innovador tratamiento contra el cáncer.

 

¿En qué consiste la braquiterapia de próstata?
La braquiterapia de próstata consiste en introducir fuentes radioactivas en el interior de la próstata para dar una dosis alta de radiación localizada sin castigar a los órganos sanos vecinos.
 
¿Cuál es el perfil de paciente candidato a la braquiterapia de próstata?
El perfil de paciente es de un hombre de cualquier edad que esté diagnosticado de un tumor localizado en la próstata. Generalmente, los pacientes tienen entre 50 y 88 años. Una de las ventajas de la braquiterapia para los pacientes es que evita la incontinencia de orina y además preserva la función sexual ya que no produce impotencia.
 
¿Qué experiencia tiene el Instituto IMOR en esta técnica aplicada en el cáncer de próstata?
En la Fundación Imor se empezó aplicar la braquiterapia de próstata en el 1999 y cuenta ya con más de 1400 pacientes tratados con unos resultados excelentes. A largo plazo, más del 98 % de los pacientes se curan. A los 10 años de haberse sometido al tratamiento tiene un PSA, el antígeno específico de la próstata, inferior a 1. Se considera que un paciente está curado cuando el PSA es inferior a 4 después de haberse sometido a la braquiterapia.
 
¿Qué ventajas tiene respecto a otros tratamientos para el cáncer de próstata?
Las ventajas objetivas que ofrece la braquiterapia de próstata es que no presenta los riesgos de la cirugía tradicional y que es un tratamiento corto. No tiene efectos secundarios y es muy bien tolerado. Asimismo, garantiza que el paciente no sufrirá incontinencia ni disfunción sexual tras someterse a ella. El paciente en pocos días puede hacer vida normal.
 
¿Cómo es la calidad de vida del paciente tratado?
La calidad de vida se mide mediante unos cuestionarios validados internacionalmente que se realizan a los pacientes antes de empezar el tratamiento, después de éste y durante los controles posteriores. Los resultados de estos cuestionarios es que la calidad de vida aumenta tras haber finalizado el tratamiento. El paciente tiene más calidad de vida que antes de someterse a la braquiterapia de próstata. Los pacientes, en las visitas de control rutinarias, se muestran agradecidos, por una parte, por la eficacia del tratamiento, ya que el nivel PSA disminuye considerablemente y por la otra, porque no presentan efectos secundarios.
Comentarios(0)

11/02/2013 Científicos crean un virus que podría acabar con el cáncer de hígado

Especialistas de la compañía biofarmacéutica Jennerex, en Estados Unidos, informaron que lograron modificar genéticamente un virus capaz de acabar con el cáncer de hígado.
 
Los científicos basaron su conclusión en la eficacia del método en pruebas clínicas sobre 30 pacientes.
Detallaron que los 30 voluntarios que participaron en los experimentos estaban en fase terminal del cáncer de hígado. El virus bautizado como Pexa-Vec o JX-594 prorrogó significativamente sus vidas.
 
Según especialistas de Jennerex, el periodo de supervivencia dependía mucho de las dosis de la nueva 'vacuna' inyectadas en los tumores.
 
Los 14 pacientes que recibieron dosis bajas del JX-594 vivieron 6,7 meses en promedio, mientras que los 16 que tuvieron dosis altas vivieron 14,1 meses. En ambos casos el virus redujo el tamaño de los tumores y disminuyó el flujo de sangre a los tumores, publicaron agencias internacionales.
 
El tratamiento tuvo también efectos secundarios: Síntomas de gripe en todos los pacientes durante uno o dos días después de cada inyección y vómitos fuertes en uno de ellos.
 
Los médicos detallaron que actualmente se está realizando una nueva etapa de pruebas clínicas, esta vez en 120 voluntarios, y que se ha programado también una serie de experimentos sobre otros tipos de cáncer.
 
Los científicos destacaron que el virus que modificaron es un gran avance para el tratamiento de los tumores sólidos metastáticos que actualmente son incurables en la mayoría de los casos.
Comentarios(0)

11/02/2013 Alta eficacia de la radioterapia estereotáxica extracraneal en el abordaje de tumores

La radioterapia estereotáxica extracraneal (SBRT) logra altas tasas de control local de la enfermedad, en muchas series superiores al 80% y equiparables a series quirúrgicas.

 

Casi cinco años después de que el servicio de Oncología Radioterápica del Centro Integral Oncológico Clara Campal (CIOCC) iniciara los tratamientos con radioterapia estereotáxica extracraneal (SBRT), sus resultados revelan una “alta eficacia” y “baja toxicidad” en pacientes con cáncer, especialmente que padecen metástasis o algún tumor inoperable.

 

En concreto, la SBRT permite administrar, en pocas sesiones, dosis muy altas de irradiación sobre el tumor de forma muy eficaz, con mínima toxicidad sobre tejidos sanos circundantes y provocando pocos efectos secundarios en el paciente que, en general, no ve alterada su calidad de vida.

 

“Es una técnica muy eficaz porque consigue altas tasas de control local de la enfermedad, en muchas series superiores al 80 %  y equiparables a series quirúrgicas y, al mismo tiempo, produce pocos efectos secundarios”, ha señalado la jefa del Servicio de Oncología Radioterápica del CIOCC, la doctora María Carmen Rubio.

 

Tumores inoperables

 

En general, está técnica está indicada para pacientes con tumores o metástasis que no son operables; que tienen lesiones que, por su localización, no pueden ser extirpadas o, que por la edad u otras circunstancias, rechazan la cirugía. “Un ejemplo son los enfermos con tumores de pulmón en estadios muy precoces y que no son operables. En estos casos, la SBRT ya está establecida como tratamiento de elección”, ha apostillado Rubio.

 

En sus palabras, esta técnica permite al paciente recibir el tratamiento de forma ambulatoria, “sin necesidad de ingresos hospitalarios y sin las complicaciones derivadas de otros procedimientos más agresivos”.

 

Desde que se empezó a aplicar esta técnica en 2008, se han tratado más de 150 pacientes. “63 de ellos tenían metástasis hepáticas y 51 pulmonares, en su mayoría secundarias a tumores colorrectales, cáncer de mama, pulmón, sarcomas o páncreas”, ha señalado.

 

“Con tumores primarios hemos tratado a 31 pacientes con cáncer de pulmón en estadio precoz que no eran operables y 21 con tumores primarios del hígado, de los cuales 12 eran hepatocarcinomas y 9 colangiocarcinomas”, ha añadido esta experto.

 

Asimismo, se han tratado 20 casos con metástasis vertebrales y 12 con metástasis suprarrenales. Los criterios clínicos que permiten indicar adecuadamente un tratamiento de SBRT están establecidos y en el CIOCC todos los casos se evalúan previamente en un comité multidisciplinar.

Comentarios(0)

11/02/2013 Los beneficios del ejercicio para el cáncer de próstata podrían variar según la raza

Entre los hombres blancos, el ejercicio podría reducir el riesgo de desarrollar cáncer de próstata, y también podría reducir las probabilidades de una enfermedad agresiva entre los que ya padecen de cáncer, indica un estudio reciente.

 

Sin embargo, esos beneficios no se observaron entre los hombres negros, reportaron el Dr. Lionel Banez, del Centro Médico de Asuntos de Veteranos de Durham, y colegas, en la edición en línea del 11 de febrero de la revista Cancer.
 
Para el estudio, los investigadores preguntaron a 164 hombres blancos y a 143 hombres negros que se sometieron a una biopsia de próstata sobre sus hábitos de ejercicio. Los hombres blancos que tenían una actividad moderada o alta eran un 53 por ciento menos propensos a ser diagnosticados con cáncer de próstata que los que tenían una actividad leve o eran inactivos.
 
Pero los investigadores no hallaron una asociación entre los niveles de ejercicio y el riesgo de cáncer de próstata en los hombres negros, anotaron en un comunicado de prensa de la revista.
 
Y de los hombres diagnosticados con cáncer de próstata, los que hacían ejercicio tenían un 13 por ciento menos de probabilidades de tener una forma agresiva de la enfermedad, que tiende a crecer rápidamente y a propagarse. Sin embargo, cuando los investigadores observaron este hallazgo según la raza, siguió siendo significativo en los blancos, pero no en los negros.
 
Investigaciones anteriores han mostrado que los hombres negros son más propensos que los blancos a desarrollar cáncer de próstata y a morir de la enfermedad, anotaron los autores del estudio.
 
Estos nuevos hallazgos de que los hombres negros quizás no se beneficien del ejercicio de la misma forma que los hombres blancos podrían ayudar a explicar por qué los negros están en mayor riesgo de cáncer de próstata y de cáncer de próstata agresivo, sugirió Banez.
 
Se necesita más investigación para averiguar por qué el ejercicio quizás ayude a proteger a los hombres blancos pero no a los negros, apuntó en el comunicado de prensa. Y aunque el estudio encontró una asociación entre el cáncer de próstata y el ejercicio en los hombres blancos, no demostró causalidad.

Comentarios(0)

10/02/2013 Probióticos y fibra o cómo alimentarnos frente al cáncer

Para prevenir el cáncer o luchar contra él es importante seguir una dieta equilibrada y, en especial, alimentar la flora bacteriana del intestino con probióticos, verduras, frutas y fibra en general. Una alimentación inadecuada puede provocar la inflamación del intestino y, por tanto, puede convertirse en un factor de riesgo para desarrollar un cáncer.


Ante una inflamación intestinal, el sistema inmunológico despliega todas sus fuerzas para protegernos. Pero debemos evitar que esta inflamación se produzca para que nuestras defensas no se debiliten en el control que también ejercen en otras partes del organismo y puedan surgir otras enfermedades.

Según el doctor Francisco Arrieta, adjunto en la Unidad de Nutrición y Dietética del Hospital madrileño Ramón y Cajal, hay que reforzar las bacterias del intestino mediante el alimento que nosotros consumimos. Si les aportamos probióticos y fibra y tenemos precaución con los antibióticos y las diarreas, podemos tener en guardia a un ejército microscópico dispuesto a combatir contra la amenaza del cáncer.

El especialista, que ayuda a pacientes oncológicos a seguir una dieta equilibrada y regeneradora, destaca la estrecha relación entre esta enfermedad y los alimentos que consumimos.


"La alimentación también es un vehículo para la entrada de tóxicos en el organismo que pueden provocar cáncer", señala. El cáncer de colon, de endometrio o de próstata son algunos tipos en comunión directa con la alimentación.

Los alimentos ricos en vitaminas (sobre todo frutas y verduras) ayudan a la formación de antioxidantes que favorecen la buena respuesta celular ante una agresión, mientras que el consumo frecuente de grasas o productos con hormonas pueden ocasionar que las células crezcan y se multipliquen descontroladamente dando lugar a tumores.

Existen alimentos poco recomendables, sobre todo dependiendo de su procesado, como los ahumados, o de su composición (si lleva hormonas o grasas). Igualmente, un alimento se puede convertir en tóxico cuando lleva pesticidas u otros productos químicos.

 

La dieta mediterránea, siempre

Hay que comer de todo, un menú diario equilibrado en proteínas, grasas e hidratos de carbono que incluya probióticos y fibras que nos refuerce la flora bacteriana. Y si consumimos alimentos envasados es conveniente examinar para saber que ingredientes vamos a comer.

Pero la dieta mediterránea se perfila como el parámetro ideal de consumo. Incluye abundantes y variadas verduras, frutas, carnes (sin abusar de las rojas), pescados, huevos y legumbres. Además del aceite de oliva. Pero cuidado: si el aceite se recalienta para varios usos se transforma en tóxico, en un agente carcinógeno: "El aceite que se mantiene en la freidora durante tiempo se hidrogena y se convierte en cancerígeno", apunta el endocrino.

Comentarios(0)

  Página 8 de 30<< 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 >>  
 

Grupo Arán

>>>>>>>>>>>>>>>